FANDOM


El incesante corazón del mal Editar

Demonios
El mal nació en el momento en el que ser humano empezó a odiar. Este al igual que el ser humano fue creando sus leyes, sus reyes y sus imperios pero en una dimensión que coexiste con la que vemos día a día. Sus habitantes son los demonios o espíritus malignos. Estos han adoptado o difundido sus nombres según la época y la religión que haya en ese momento y su fuente de energía y poder son las malas acciones humanas. No son capaces de sentir emociones humanas positivas y su reino se divide en siete círculos, en el séptimo están confinados los entes más poderosos. Estos se dividen en las siguientes categorías:


  • Demonios mayores - Rey, archiduques y duques infernales: Estos son tan poderosos que no pueden pasar a esta dimensión al completo. Si estos cruzan las puertas de las dimensiones mediante posesiones significa que algo terrible puede pasar. Solo se pueden invocar su "esencia" para cargar hechizos, no traerlos a esta realidad. El poseído siempre muere.
  • Demonios soldados: Su poder no es lo suficientemente grande como para hacer grandes daños. Sin embargo pueden pasar de una dimensión a otro en estado espiritual poseyendo a los mortales o mediante hechizos. El poseído suele morir, sobre todo si es humano.
  • Demonios familiares: Estos demonios son espías infernales, están bajo las órdenes de los soldados. Sus poderes se basan en la posesión animal, el espionaje y la putrefacción, sin embargo suelen venir a la tierra para orientar en las artes oscuras a los mortales. Sin olvidar de quienes acepten su ayuda tendrán que finalmente vender su alma. Si un familiar pasa mucho tiempo o se involucra con un brujo empezará a tener emociones humanas. Si eso pasa un demonios superior podría devorarlo o acabar atrapado en la tierra para siempre. Se alimentan de la sangre del brujo.

Cuando ellos cruzan a esta realidad... demonios materializados. Editar

Nada bueno puede salir cuando los habitantes del infierno entran en patera y aparcan en la tierra. Normalmente, la realidad mortal puede aguantes una cantidad reducida de criaturas "extraterrestres" a la tierra. Es decir, que vengan de otras dimensiones viniendo a esta sin que alteren el equilibrio. Por esa razón normalmente solo pasan a esta dimensión gracias a la magia oscura demonios que rondan el primer, segundo y tercer círculo. Algunos de estos son los siguientes: 

  • Imps o diabillos
    || Primer círculo | 3 Infernales || Imps: Se tratan de familiares o demonios menores que han conseguido pasar de las capas más superficiales del infierno a este mundo. Su tamaño no suele superar al de un fae y suelen poseer alas (aunque no siempre). Su fuerza y destreza varía.  
  • || Segundo círculo | 8 Infernales || Demonios soldados: Dentro de esta categoría están muchas sub-razas. Hasta el momento han aparecido dos. Igualmente estos suelen presentarse como seres deformes y monstruosos de inteligencia mínima, muy similar al de un perro bien entrenado. 
  • || Tercer círculo | 12 Infernales || Demonios incubadora: Estos son los más temidos, pues demás de poseer un grito insoportable, y cierto grado de telequinesis pueden introducir huevos en sus víctimas mediante una segunda boca y generar así más crías. Son muchísimo más rápidos que los demonios soldados pero no tanto como los Imps. 
  • || Trercer círculo | 8 Infernales || Demonios parásitos:Son criaturas las cuales son parásitos que se meten en el cuerpo de niños y ancianos a través de la ingesta de comida en forma de parásito que un mago oscuro debe introducir en el alimento. Los primeros días (una vez ingerido al no ser bien cocinado el alimento) podría parecer una posesión normal, al partir del tercer día empieza una fiebre muy alta y tras eso el cuerpo a las dos semanas está completamente infectado y por tanto transformado en los órganos del demonio que no pueden ser detectados mediante ningún arte mágica ni olor ni sabor pues se encuentra protegido por la piel del humano. Sus habilidades se basan en una fuerza ligeramente superior a la de un humano y una boca retráctil la cual al abrir saldrá un tentáculo venenoso que se divide en cuatro partes con una boca en el centro que soltará más guanos siendo este su modo de reproducción. Su ciclo de reproducción es de una vez por cuerpo, una vez dentro de un cuerpo sueltan 6 larvas, su inteligencia es igual o superior a la humana. Solo se les puede matar por cremación, decapitación o arrancar la lengua (no cortar sino arrancar) momento en el cual salen todos sus órganos internos.
  • || Cuarto círculo | 15 Infernales || Contratistas de almas: Llegan al mundo mediante un pozo oscuro, una vez que han llegado su aspecto es humanoides aunque pueden tener rasgos infernales como pueden ser piel muy pálida, cuernos, patas de cabra, etc. Una de las habilidades que poseen es la del ilusionismo, sino son seres sobrenaturales (o humanos que se hayan mezclado con lo sobrenatural) no podrán ver su verdadera forma, son extremadamente ingeniosos, astutos y manipuladores. Tienen el poder de la telequinesis, ilusión y además una fuerza superior a la humana. Sus habilidades, consisten en conocer absolutamente todas las leyes infernales, celestiales, cósmicas, deificas y humanas, además de tener en su poder los rituales y los siguientes hechizos infernales…
  • || ¿Lemuria? | 15 Infernales || Habitantes de lo profundo: No son evocables porque su origen es incierto mucha gente dice que al liberarse el Leviatán se libero el sello que los guardaba en Lemuria pero son rumores de parte de los contratistas (y nunca te fíes de ellos). Habitan en el fondo de los mares y a diferencia de otros demonios no se ven afectados por la sal debido a que se han adaptado al agua marina. Estos seres pese a que no hablan un idioma reconocible son sumamente inteligentes sin embargo para llamarlos y obligar a que te sirvan deberás hacerlo con una semana de antelación, te avisarán de su llegada mediante sueños. Tienen habilidades como la hipnosis, control mental, rituales infernales y telequinesis. Incluso las malas lengua (los de siempre, los contratistas) dicen que no son demonios, sino semidemonios e incluso podrían llegar a tener alma, quien sabe, lo han dicho los contratistas.
  • || Cuarto círculo | 12 Infernales || Daevas: Sobras oscuras y retorcidas, no necesitan de evocación por medio del pozo oscuro, se materializan mediante las sombras y gracias al temor. Anidan en un hogar durante días, pues son prácticamente no detectables en las primeras fases hasta que finalmente se materializan, estos seres poseen un rostro tan horrible que vérselo hará que todos los cabellos de tu cuerpo se vuelvan blancos. No pueden realizar rituales porque realmente no los necesitan, para usar uno de ellos deberán plantar su semilla (una manzana de la discordia) en una casa, a la semana tendrás uno o varios demonios a tu mando. La manzana de la discordia se crea inyectando en una manzana sangre menstrual diciendo "Daeva, te llamo, siembro aquí el mal, crece fuerte para recoger los frutos de la codicia" tras eso, enterrándola o dejándola en la casa de la víctima. Para llamarlo una vez que haya "florecido" simplemente hay que repetir el encantamiento. Dicho ritual puede hacerse por todas las especies.
  • || Tercer círculo | 10 Infernales || Demonios personalizados: Un demonio personalizado no es nada más que un ser que se nutre del cuerpo de una víctima para tomar su forma (o víctimas) y la sangre del evocador. Se invocará un huevo infernal, el cual deberá ser plantado sobre un ser vivo brutalmente asesinado. Tras eso cóselo y entierralo, rociando la tierra de orina y sangre propia. En la siguiente noche, tras a tu demonio personal (su forma puede cambiar según el evocador, pero su tamaño se adaptará al cuerpo que se use y no será mayor al de un niño o como máximo, un animal grande). Tienen una conexión telepática con el evocador.
  • || Cuarto círculo | 8 Infernales || Hellhound: Perro infernal, este animal rastrea la magia blanca y la pagana (de los dioses del orden y la natura), sin embargo la infernal no. Por lo tanto, si un brujo u otro ser ha practicado magia (incluidos alquimista) podrán localizarlo, al igual que a otras criaturas.
Advertencia