FANDOM


Licaon
Licaon, el licántropo original

Hace casi dos mil años…había un poblado en el cual vivían personas sumamente agresivas, no es que viviesen en una época complicada, donde el hambre estaba al pie del día, las peleas y las guerras…sino que realmente, la gente de aquel lugar eran personas sin un ápice de escrúpulos o humanidad. Licaon era el Herrero de aquel Poblado, un hombre de brazos fuertes y gran porte que todo el mundo respetaba allí. Cualquiera que haya vivido esa época, sabe que en un mundo como aquel, en el que el mas fuerte sobrevive, no hay que andarse con tonterías, o matas…o te matan. Desde pequeño había sido alguien problemático, con tendencia hacia la brutalidad así que el Herrero tenia fama de ser alguien despiadado pero aun así siempre conseguía encandilar a las “Damas” y terminar satisfaciéndose carnalmente con ellas…prometiéndoles la Luna y al Día siguiente no volver a mirarles a la cara.

Había un Poblado enfrentado a aquel, eran las típicas disputas por tierras y poder que en el fondo no llevaban a nada mas que peleas entre los habitantes y la muerte de ellos mismos. Una hermosa bruja llamada Aelien, la cual era sumamente poderosa, una de las mas poderosas que ha habido a lo largo de la Historia, pero esta bruja se encontraba enamorada de Licaon, a quien conocía desde Joven. El Herrero como hacia con todas, la prometía la Luna y que haría todo por ella, engañándola de tal manera que solo hizo que ella cayese en sus redes y fuese vilmente manipulada. Jugando con sus sentimientos y dejándola en ridículo, no solo en el Poblado del Herrero, sino en el suyo propio, juro venganza hacia aquel Hombre y todos aquellos que se habían reído de ella. Con el corazón roto y a pesar de todo lo ocurrido, utilizo toda su magia para levantar una Maldición sobre ellos, la Maldición de la Luna.


Un ritual olvidado ya e irrepetible por naturaleza que traía consigo una terrible maldición. La persona que lo realizaba moriría si, pero a cambio los efectos de la maldición serían eternos e irrevocables. Condenó a aquel pueblo de salvajes a ser lo que en realidad eran, bestias, comenzando en ese mismo instante la leyenda de los licántropos… seres en apariencia humana que al cantar de la Luna Llena se dejan guiar por sus más bajos instintos convirtiéndose en lobos de cerca de dos metros de altura y que cada vez que sufriesen dicha transformación, sus huesos se rompiesen, sus músculos se destrozasen y un gran dolor les hiciese pagar por ello. Pero había una condición…solo aquellos que habían matado, la maldición se había activado sobre ellos, pero al tratarse de aquel pueblo..la gran mayoría la sufrió. La peor de las maldiciones fue para el hombre que la había humillado, Licaon, no sólo fue condenado a la maldición de los hombre lobo sino que debería vivir eternamente hasta que los pecados de su pasado alcanzasen su presente y devorasen su futuro, sufriendo así la eternidad y la peor de las transformaciones posibles, volviéndose un Licantropo incluso mas grande que los demás, con un dolor prácticamente indescriptible.
En ese momento, todos aquellos de aquel Poblado sumidos bajo la Maldición, huyeron de allí, internándose en los bosques. Durante un tiempo Licaon fue odiado por los suyos, viendo en él la persona que les había condenado a aquella vida..a aquel profundo dolor que les recorría cada vez que la Luna llena les aclamaba. Pero con el paso del tiempo…vieron que aquella Maldición tenia una parte de ventaja, siendo mas rápidos, mas fuertes, con sentidos mejorados…la bestia que llevaban dentro a pesar de destrozarles cada vez que se transformaban, le hacia tener algunos privilegios. El tiempo paso y generación tras generación fueron pasando pero Licaon seguía vivo…la eternidad era su castigo, y aquellos que habían sufrido la Maldición crearon su propia comunidad, su propia Manada bajo el mando del Licantropo Original.


Durante Siglos, permanecieron en bosques, en cuevas, siendo no mas que bestias…pero llego el momento en el que Licaon decidió tomar la iniciativa de asentarse todos los Miembros de su manada en un lugar en concreto, saliendo de los bosques y comenzando una nueva vida, dejando de ocultarse y mostrarse al mundo tal y como eran, seres orgullosos. En el Siglo XVI partieron hacia América, donde no tardaron en buscar un sitio donde asentarse, una ciudad que se llamaría Hilden Valley. Licaon siempre tuvo facilidad para las armas, siempre había sido herrero y una vez volvieron a la civilización, no le costo ponerse al día en el mundo de las armas. Comenzando a ganarse la vida de aquella manera, fabricando armas y vendiéndolas.

Los siguientes Siglos permanecieron en aquel Lugar, la manada se gano un nombre, siendo conocida como “El Circulo”. Y durante todo este tiempo Licaon gobernó la manada, haciendo lo mejor para ellos, creando un vinculo entre ellos y haciéndolos una verdadera familia. Hasta hace poco mas de veinte años, cuando Licaon se tomo un exilio personal sin que nadie supiese donde se encuentra exactamente. Aunque hace unos meses, se sabe que volvió a Hilden Valley, dispuesto a instaurar de nuevo la fuerza de los Licántropos en la ciudad.